Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
loremar
0 / 1000 / 100


Cantidad de envíos : 52
Edad : 46
Tú firma Personal :
Barra de Respeto :
0 / 1000 / 100

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/04/2008

default Re: conversaciones part3

el 23/9/2008, 4:21 pm
Un hombre se encuentra acostado en un teatro ocupando varias butacas con sus piernas y brazos. Al observar su actitud, el acomodador le pregunta con ironía:
- ¿Está cómodo? ¿Quiere que le traiga un cafecito?
- No tío, llama a una ambulancia que me caí del palco.

Últimas noticias: Se ha estrellado un avión en el cementerio de Huelva. Bomberos procedentes de Lepe han rescatado más de 10.000 cadáveres del lugar del siniestro. Seguiremos informando

Dos amigos estaban charlando en un bar:
-Pues estoy preocupado porque últimamente mi mujer no pone ningún interés cuando hacemos el amor, y encima no se queda satisfecha.
- Bah, no te preocupes, eso es por la rutina. A mí me pasaba lo mismo hasta que descubrí una solución. Mira, cuando noto que está perdiendo interés lo que hago es sacar una pistola de agua y pegarle un tiro en la cara; con la impresión del susto se vuelve a excitar y todo va perfecto.
- ¿De verdad? Pues voy a probarlo.
Al cabo de unos días vuelven a verse:
- Hombre, ¿cómo te ha ido con tu esposa?
- ¡No me hables! Resulta que estábamos haciendo un 69 cuando noté que estaba cansándose, así que saqué la pistola y le disparé. Se cagó en mi cara, me arrancó el pito de un mordisco y del armario salió un negro con las manos en alto.

Estaba una mujer con su amante y de repente oye que el marido abre la puerta.
- ¡Date prisa! - le dice al tipo - ¡Quédate de pie en la esquina!
Rápidamente le frota aceite de bebé por todo el cuerpo y luego le espolvorea con polvos de talco.
- No te muevas hasta que te lo diga - le susurra ella -, simula que eres una estatua.
- ¿Qué es esto, querida? - le pregunta el marido al entrar.
- ¡Oh, sólo una estatua! - responde ella con naturalidad-. Los Pérez compraron una para su dormitorio, me gustó tanto que compré una para nosotros también.
No se habló más sobre la estatua, ni siquiera por la noche cuando se metieron en la cama. A las dos de la madrugada, el marido se levanta, va a la cocina y vuelve con un sandwich y un vaso de leche.
- Toma - le dice a la "estatua"-, come algo. Yo me estuve como un idiota durante tres días en el dormitorio de los Pérez y nadie me ofreció ni siquiera un vaso de agua.


Llega una señora a confesarse y le dice al cura:
- Padre, tengo un problema.
- Dime hija, ¿cuál es tu problema?
- Fíjese padre que tengo dos periquitas muy bonitas, pero lo único que saben decir es: "¡Hola! Somos prostitutas, ¿quieres divertirte un ratito?"
Le contesta el padre:
- Eso está muy mal, hija, pero le propongo algo: yo tengo un par de periquitos a los que he enseñado a leer la Bíblia y a rezar, tráigame sus periquitas, las ponemos en la misma jaula con mis periquitos y ellos les enseñaran a rezar y leer la Bíblia.
La señora, encantada con la idea, le lleva las periquitas al día siguiente. Al llegar, ve que los periquitos del padre están en su jaulita concentrados, rezando el rosario. Meten a las periquitas en la jaula que, fieles a su costumbre dicen:
- ¡Hola! Somos prostitutas, ¿quieres divertirte un ratito?
Y uno de los periquitos del cura contesta:
- Hermano, ¡guarda los rosarios que nuestras oraciones han sido escuchadas


¿Qué le dice Cenicienta a Pinocho?
Le agarra por los pelos, le pone la cabeza entre sus piernas (las de Cenicienta) y le grita: !MIENTE PINOCHO MIENTE!




Están dos mujeres hablando sobre sus maridos:
- Mi marido cuando hay fútbol es insoportable, no me hace ni caso, ni me toca.
- Pues el mío cuando hay fútbol es una maravilla. El otro día estábamos cenando y, cuando su equipo favorito marcó un gol, allí mismo quitó el mantel, tiró los platos y cubiertos por el suelo, me tumbó sobre la mesa y me echó siete polvos seguidos.
- ¡Estarías contenta!
- Sí, pero no creo que nos dejen volver más a ese restaurante...


Son tres chicos que van a un puticlub y ven en el recibidor una máquina con ranuras para meter billetes y monedas. El primero echa 5.000 ptas. y en la máquina sale:
"Planta tercera, puta número cinco."
El segundo echa 2.500 y le sale:
"Planta segunda, puta número tres."
Y el tercero echa 5 duros y le sale:
"Planta baja, puta calle."


Un día, se encuentran tres ex-compañeros de clase en una taberna; y tras tomarse algunos tragos, todos empiezan a hablar de ellos mismos.
- Pues mira si soy vago que el otro día paseando por la calle me encontré una cartera repleta de dólares, y por no agacharme a recogerla la dejé en mitad de la calle.
El segundo de los amigos, por no ser menos, dijo:
- Eso no es nada, el otro día yo, yendo por la carretera, vi como se salía de la carretera un furgón blindado: dio cuatro vueltas de campana y dejó todo el arcén de la carretera llenito de lingotes de oro. Por no ensuciarme las manos y para que no me diera dolor de espalda pasé de largo: ni tan siquiera paré.
A lo que responde el tercero:
- Pues lo vuestro se puede aguantar, yo sin ir más lejos el otro día me fui al cine con la parienta y en la oscuridad, cuando me quería sentar, me atrapé los cojones con la butaca y, por no levantarme, me pasé toda la película llorando de emoción.
avatar
juanma1973
0 / 1000 / 100


Cantidad de envíos : 3
Tú firma Personal :
Barra de Respeto :
0 / 1000 / 100

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 20/07/2008

default muy buenos jajjaja

el 23/9/2008, 4:23 pm
loremar escribió:Un hombre se encuentra acostado en un teatro ocupando varias butacas con sus piernas y brazos. Al observar su actitud, el acomodador le pregunta con ironía:
- ¿Está cómodo? ¿Quiere que le traiga un cafecito?
- No tío, llama a una ambulancia que me caí del palco.

Últimas noticias: Se ha estrellado un avión en el cementerio de Huelva. Bomberos procedentes de Lepe han rescatado más de 10.000 cadáveres del lugar del siniestro. Seguiremos informando

Dos amigos estaban charlando en un bar:
-Pues estoy preocupado porque últimamente mi mujer no pone ningún interés cuando hacemos el amor, y encima no se queda satisfecha.
- Bah, no te preocupes, eso es por la rutina. A mí me pasaba lo mismo hasta que descubrí una solución. Mira, cuando noto que está perdiendo interés lo que hago es sacar una pistola de agua y pegarle un tiro en la cara; con la impresión del susto se vuelve a excitar y todo va perfecto.
- ¿De verdad? Pues voy a probarlo.
Al cabo de unos días vuelven a verse:
- Hombre, ¿cómo te ha ido con tu esposa?
- ¡No me hables! Resulta que estábamos haciendo un 69 cuando noté que estaba cansándose, así que saqué la pistola y le disparé. Se cagó en mi cara, me arrancó el pito de un mordisco y del armario salió un negro con las manos en alto.

Estaba una mujer con su amante y de repente oye que el marido abre la puerta.
- ¡Date prisa! - le dice al tipo - ¡Quédate de pie en la esquina!
Rápidamente le frota aceite de bebé por todo el cuerpo y luego le espolvorea con polvos de talco.
- No te muevas hasta que te lo diga - le susurra ella -, simula que eres una estatua.
- ¿Qué es esto, querida? - le pregunta el marido al entrar.
- ¡Oh, sólo una estatua! - responde ella con naturalidad-. Los Pérez compraron una para su dormitorio, me gustó tanto que compré una para nosotros también.
No se habló más sobre la estatua, ni siquiera por la noche cuando se metieron en la cama. A las dos de la madrugada, el marido se levanta, va a la cocina y vuelve con un sandwich y un vaso de leche.
- Toma - le dice a la "estatua"-, come algo. Yo me estuve como un idiota durante tres días en el dormitorio de los Pérez y nadie me ofreció ni siquiera un vaso de agua.


Llega una señora a confesarse y le dice al cura:
- Padre, tengo un problema.
- Dime hija, ¿cuál es tu problema?
- Fíjese padre que tengo dos periquitas muy bonitas, pero lo único que saben decir es: "¡Hola! Somos prostitutas, ¿quieres divertirte un ratito?"
Le contesta el padre:
- Eso está muy mal, hija, pero le propongo algo: yo tengo un par de periquitos a los que he enseñado a leer la Bíblia y a rezar, tráigame sus periquitas, las ponemos en la misma jaula con mis periquitos y ellos les enseñaran a rezar y leer la Bíblia.
La señora, encantada con la idea, le lleva las periquitas al día siguiente. Al llegar, ve que los periquitos del padre están en su jaulita concentrados, rezando el rosario. Meten a las periquitas en la jaula que, fieles a su costumbre dicen:
- ¡Hola! Somos prostitutas, ¿quieres divertirte un ratito?
Y uno de los periquitos del cura contesta:
- Hermano, ¡guarda los rosarios que nuestras oraciones han sido escuchadas


¿Qué le dice Cenicienta a Pinocho?
Le agarra por los pelos, le pone la cabeza entre sus piernas (las de Cenicienta) y le grita: !MIENTE PINOCHO MIENTE!




Están dos mujeres hablando sobre sus maridos:
- Mi marido cuando hay fútbol es insoportable, no me hace ni caso, ni me toca.
- Pues el mío cuando hay fútbol es una maravilla. El otro día estábamos cenando y, cuando su equipo favorito marcó un gol, allí mismo quitó el mantel, tiró los platos y cubiertos por el suelo, me tumbó sobre la mesa y me echó siete polvos seguidos.
- ¡Estarías contenta!
- Sí, pero no creo que nos dejen volver más a ese restaurante...


Son tres chicos que van a un puticlub y ven en el recibidor una máquina con ranuras para meter billetes y monedas. El primero echa 5.000 ptas. y en la máquina sale:
"Planta tercera, puta número cinco."
El segundo echa 2.500 y le sale:
"Planta segunda, puta número tres."
Y el tercero echa 5 duros y le sale:
"Planta baja, puta calle."


Un día, se encuentran tres ex-compañeros de clase en una taberna; y tras tomarse algunos tragos, todos empiezan a hablar de ellos mismos.
- Pues mira si soy vago que el otro día paseando por la calle me encontré una cartera repleta de dólares, y por no agacharme a recogerla la dejé en mitad de la calle.
El segundo de los amigos, por no ser menos, dijo:
- Eso no es nada, el otro día yo, yendo por la carretera, vi como se salía de la carretera un furgón blindado: dio cuatro vueltas de campana y dejó todo el arcén de la carretera llenito de lingotes de oro. Por no ensuciarme las manos y para que no me diera dolor de espalda pasé de largo: ni tan siquiera paré.
A lo que responde el tercero:
- Pues lo vuestro se puede aguantar, yo sin ir más lejos el otro día me fui al cine con la parienta y en la oscuridad, cuando me quería sentar, me atrapé los cojones con la butaca y, por no levantarme, me pasé toda la película llorando de emoción.


Asi da gusto los martes......... Gracias Lorena
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.