Comparte
Ver el tema anteriorIr abajoVer el tema siguiente
avatar
loremar
0 / 1000 / 100


Cantidad de envíos : 52
Edad : 46
Tú firma Personal :
Barra de Respeto :
0 / 1000 / 100

Reputación : 0
Fecha de inscripción : 08/04/2008

default MU MALILLOS X DIOS!!!!

el 25/7/2008, 11:12 pm
– Doctor, dígame la verdad: después de la operación ¿podré tocar la guitarra?

– Sí, hombre, perfectamente.

– ¡Qué bueno! porque antes no sabía.



– Hola, soy paraguayo y venía a pedirle la mano de su hija, para darle masita.

– ¿¿¿¿Para qué????

– Paraguayo.



– Almirante, quince carabelas aproximándose.

– ¿Una flota?

– No, flotan todas.



– ¡Camarero, camarero, hay una cucaracha muerta en mi ensalada! ¡Quiero que venga el encargado!

– Eso no servirá de nada, señor. El encargado también le tiene asco a las cucarachas.



– ¡Doctor, doctor, tengo paperas!

– Bueno, tome un peso más y ya tiene pa' bananas.



– Cariño, cuando cumplamos nuestras bodas de plata te voy a llevar a Cancún.

– ¡Qué maravilla! ¿Y cuando cumplamos las de oro?

– Te paso a buscar.



Definición de cura: Aquella persona a la que todos llaman padre, excepto sus hijos, que le llaman tío.



– Egqwfgebxcbrhsfeurhhuwefcssdsvfvsf de Coca-Cola.

– ¿Que quiere una lata de qué?



Jesucristo dice a sus apóstoles: – En verdad os digo que y es igual a x al cuadrado.

Se quedan los doce muy pensativos, y luego Pedro dice: – Maestro, creo que no entendemos.

Jesús: – Es una parábola.



El tipo era tan viejo, tan viejo, que en lugar de tener espermatozoides tenía espermatosaurios.



– Desde que mi mujer se fue, la casa está como vacía.

– ¿La extrañás mucho?

– No, es que se llevó los muebles.



– ¡Me acabo de comprar un aparato para la sordera que es una maravilla!

Me lo puedo meter en la oreja y nadie se da cuenta.

– ¡Qué bueno! ¿y cuánto te costó?

– Las dos y cuarto.



– ¡La pucha que era feo Albert Einstein!

– Y ni te cuento su hermano Frank...



Un hombre va a visitar a un adivino: – Toc, toc. – ¿Quién es? – ¡Ah, bueno! ¡Flor de adivino, sos!



– Doctor, veo elefantes azules por todas partes.

– ¿Ha visto ya a un psicólogo?

– No, sólo elefantes azules.


¿Cómo se hace para enfriar el té? Se le saca el saquito.


– Doctor, mi mujer está a punto de dar a luz.

– ¿Es su primer hijo?

– No, soy su marido.


– Sabes, al final encontré trabajo en Santiago.

– ¿De qué?

– De Compostela.
Ver el tema anteriorVolver arribaVer el tema siguiente
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.